Desde muy pequeño me enamoré del mar, siempre he observado y admirado la naturaleza.

Aunque nací y crecí en una gran ciudad lejos de la costa siempre quise estar cerca del Océano y las olas. 

Estudié publicidad y fotografía. He realizado (y realizo) actividades profesionales como productor gráfico, fotógrafo, músico, locutor publicitario, profesor de surf y un variopinto etc.

Escapando de la superficialidad y una sociedad distraída, contaminante y contaminada, en 2015, me mudé por fin a Lanzarote, isla única, mágica. Fue entonces cuando ví que hasta en un lugar apartado y puro como este la acción destructiva del hombre era también evidente, alarmante. Comencé a recoger plástico oceánico y residuo de los espacios naturales de la isla para limpiar parte de la basura que yo mismo genero.

Inspirado por el espíritu y mensaje del artista lanzaroteño César Manrique empecé a hacer mosaicos de color con el residuo (plástico y microplástico) que recojo de las costas y utilizar así el arte como canal de denuncia. Mostrar que nuestro sistema socio-económico va en dirección opuesta a la vida en este planeta.

He hecho exposiciones, realizo talleres de concienciación y creatividad para niños; he colaborado con la Reserva de la Biosfera y Geoparque Lanzarote (Unesco) con campañas gráficas, ideas o imágenes conceptuales para concienciar, sembrar respeto y empatizar más con el entorno, los seres con los que lo compartimos y con nosotros mismos.

Para más información visita su web en este link.